Tras el gran éxito de la primera Edición de la Conferencia Internacional de Marrakech sobre la Justicia, cuyo tema fue La Independencia del Poder Judicial entre la Garantía de Derechos de los Justiciables y el Respeto de las Reglas de funcionamiento de la Justicia;

Y como continuación a la radiación lograda por esta conferencia en cuanto a su contenido científico y al volumen de participación que ascendió a 83 países y 1500 asistentes, así como las recomendaciones y propuestas contenidas en la Declaración de Marrakech, que la convirtieron en un marco fértil de intercambio de experiencias y conocimientos, así como de contribución al desarrollo y mejora de los sistemas jurídicos y judiciales nacionales;

Teniendo en cuenta que la primera edición fue distinguida por el Alto Mensaje Real dirigido a los participantes, que afirmó:

«Reforzar la confianza en la justicia, en tanto que bastión del Estado de derecho y palanca fundamental para el desarrollo, viene a constituir otro desafío que ha de ser relevado mediante el desarrollo de la justicia y la mejora de sus prestaciones, con el fin de acompañar las mutaciones socioeconómicas que experimentan las diferentes sociedades.

La realización de tales objetivos será posible con la facilitación del acceso a la ley y a la justicia, a través de la modernización de las legislaciones para que puedan acompañar las innovaciones de la época en que vivimos, adecuándolas a los compromisos internacionales, especialmente aquellos relativos a los derechos humanos así como garantizando la decisión e implementación de las sentencias dentro de un plazo razonable. Asimismo, se ha de garantizar la debida seguridad jurídica y judicial para mejorar el clima de los negocios, estimular la inversión y realizar el desarrollo, amén de apoyar la eficiencia y transparencia de la administración de justicia, aprovechando las aportaciones de las tecnologías de la información y la institucionalización de los medios alternativos para solucionar los litigios».

Basándose en estas directrices, el Ministerio de Justicia, el Consejo Superior del Poder Judicial y la Presidencia del Ministerio Público organizan la segunda Edición de la Conferencia sobre el tema:

Justicia e Inversión: Retos y Apuestas.

En este contexto, no cabe duda alguna en que la promoción de la inversión, la mejora de la competitividad de la empresa, la involucración en las transformaciones económicas globales, así como la rehabilitación de los diversos componentes del clima de negocios; forman parte de las más importantes preocupaciones de los gobiernos y los bloques económicos regionales en todo el mundo.

En el Reino de Marruecos, este tema constituye el centro de atención en las grandes obras abiertas, de tal modo que Marruecos emprendió una serie de reformas profundas e integrales con respecto al sistema de la justicia en aplicación de las disposiciones de la Constitución de 2011.

En coherencia con lo anterior, el gobierno ha establecido una serie de medidas para lograr la transformación estructural del tejido económico, estimular la inversión, fortalecer la competitividad de la economía nacional y seguir mejorando el clima de negocios.

En este sentido, la apertura de la mayoría de los países del mundo a la economía del mercado, con lo que ésta brinda de importantes oportunidades de desarrollo sostenible e impone de obligaciones hacia los socios económicos internacionales, especialmente las instituciones financieras; condujo dichos países a la inevitable opción de participar en el dinamismo de modernización y desarrollo de sus economías, mediante la revisión de la estructura y organización de este último, así como la habilitación del entorno general del sistema de la justicia con todos sus componentes, y en concreto el marco legal.

Así, con independencia de la importancia de los esfuerzos desplegados por los países en el marco de la modernización y desarrollo de las estructuras económicas, dichos esfuerzos carecerían de valor en ausencia de un desarrollo del marco jurídico que rige los negocios, que resulta primordial para mejorar la clasificación de las economías nacionales en los indicadores internacionales de promoción y atracción de la inversión tales como el DOING BUSINESS;

Éste ha reflejado con claridad el distinguido avance realizado por Marruecos en este dominio, al haber avanzado 9 puestos en comparación con el informe anterior, pasando del puesto 69 al 60 entre los 190 Estados que analiza el Informe editado a finales de Octubre de 2018. Este avance fue posible merced a la toma de una serie de medidas, entre ellas se destaca la promulgación de la nueva ley sobre las dificultades de empresas que permitió al Reino avanzar en el subíndice de las dificultades de empresas del puesto 134 que ocupaba en el año 2017, al puesto 71 en el mencionado informe de 2018.

Dicho todo lo anterior, se destaca la importancia del papel de la justicia y el derecho en la mejora de la atracción del clima de negocios que constituyen la piedra angular para dar respuesta a las exigencias de apertura hacia la economía global, estimular la inversión y crear un entorno adecuado que favorezca la el crecimiento de los negocios y el apoyo de la iniciativa individual y promoción del sector privado. Asimismo, trasmite quietud a los inversores tanto marroquíes como extranjeros.

Por lo tanto, no cabe imaginar un clima de negocios fuerte y atractivo para el capital sin existencia de un marco legal que cumpla con los requisitos de nuestra época y de un sistema de justicia eficiente y eficaz que proceda con la misma rapidez que la inversión.

Para atraer ideas, compartir opiniones e intercambiar experiencias internacionales sobre el tema de la segunda sesión, se propusieron para el debate cuatro ejes principales:

 

Eje I: Modernización del sistema legal de negocios;

Eje II: Papel del poder judicial en la mejora del clima de negocios;

Eje III: Empleo de las tecnologías de información;

Eje IV: Apuestas de los bloques regionales;

 

Durante la presente edición de la Conferencia Internacional de Marrakech sobre la Justicia se presentará una serie de ponencias e intervenciones[1] relacionadas con el papel de la justicia y del derecho en la mejora de la atracción del clima de negocios y la estimulación de la inversión. Dichas participaciones contribuirán en el cumplimiento con los objetivos principales de la Conferencia, de los que se destacan los siguientes:

– El reclutamiento óptimo de los mecanismos de cooperación internacional para compartir experiencias exitosas y buenas prácticas, en vistas a extender su aprovechamiento en la mayor medida posible, y permitir a todos el involucramiento en el sistema de la globalización como destino inevitable;

– Establecer y consolidar puentes de comunicación y convergencia entre los sistemas jurídicos y judiciales, así como de intercambio continúo de conocimientos e información para identificar en cada país las reformas realizadas o, en su caso, aquellas que se aspire llevar a cabo.

– Proporcionar propuestas innovadoras y acertadas, así como recomendaciones prácticas susceptibles de hacer de la conferencia, en el presente y el futuro, un marco fructífero de intercambio de experiencias y conocimientos, así como de contribución al desarrollo y a la mejora de los sistemas jurídicos y judiciales.

De igual modo que en la Edición I de la Conferencia, y en paralelo con los fructíferos aspectos científicos ofrecidos en su agenda, la conferencia brindará un ambiente especial y distinguido que permitirá descubrir parte del patrimonio cívico y cultural del Reino de Marruecos. Así, los participantes conocerán la ciudad de Marrakech “la Joya Roja” ubicada en las inmediaciones de las majestuosas montañas del Atlas, y apreciarán de cerca los secretos de su fascinante encanto y magnífico esplendor, así como sus monumentos eternos y sus artes alegres, de tal manera que la conferencia logre brindar el disfrute completo y la complacencia espléndida.

[1] Los idiomas de comunicación durante esta conferencia serán: Árabe, Francés, Inglés y Español: