Papel de la justicia en la mejora del clima de negocios

No hay duda que el camino para promover el rendimiento de la justicia es continuo y que su desarrollo no tiene límites, lo que requiere un compromiso colectivo, con una fuerte determinación y una voluntad sincera e implacable. Por lo tanto, el sistema de justicia actualmente necesita enfrentar muchos desafíos y apuestas, como mejorar a los actores de la justicia, generar confianza en la justicia y desarrollar la justicia para lograr una adecuación óptima entre el deber de salvaguardar los derechos y las libertades y la preocupación por preservar los valores y pilares de la sociedad.

Si el desarrollo de la justicia y la mejora de su desempeño son un derecho de los ciudadanos y un deber del Estado, todos los componentes y los actores relacionados con el ámbito judicial y de los derechos humanos se llevan a cabo hoy a la interacción necesaria, con toda esperanza y confianza, con el espíritu del poder judicial en sus diversas dimensiones constitucionales, jurídicas, administrativas, sociales y económicas; a abordar de manera realista todas las oportunidades y posibilidades disponibles para superar las dificultades, abordar desafíos, lograr objetivos primordiales, fortalecer la coordinación, la cooperación y el diálogo significativo y constructivo de manera a contribuir a garantizar una gestión óptima del tiempo judicial y administrativo; a dedicar las mejores prácticas y principios de transparencia y eficiencia, para permitir un acceso rápido y simplificado al derecho y la justicia en su dimensión universal, para mejorar el clima de negocios, para incitar la inversión y para lograr el desarrollo.

Es cierto que la profesionalidad, la movilidad y la velocidad de circulación son características de las cuestiones financieras y comerciales se reflejen positivamente en las posiciones de la justicia, la calidad de la jurisprudencia, con el objetivo de contribuir al desarrollo y regulación del sector de negocios y comercial, para proporcionar un entorno seguro para la inversión a través de la garantía de seguridad y flexibilidad de los procedimientos relacionados con las inversiones, fomentar métodos alternativos de resolución de conflictos, y aplicar los principios que promueven el desarrollo, incluida la competencia leal, la equidad y la transparencia en las transacciones comerciales para garantizar la continuidad del negocio y la protección de los acreedores.

En este contexto, la jurisprudencia de los tribunales especializados en asuntos comerciales y los procedimientos de tramitación  de las dificultades de la empresa presagian perspectivas prometedoras, y constituyen el indicador de un poder judicial abierto y capaz de hacer frente a los acontecimientos y abordar los desafíos externos asociados con el apuesto de ganar competitividad económica, a fin de contribuir a garantizar la seguridad financiera y la confianza en las inversiones, respetando las regulaciones internas de las empresas, la implementación de convenios internacionales sobre los derechos de los empleados, la moralización y consolidación de la profesión notarial y la implementación de la justicia fiscal basada en un procedimiento contradictorio durante la evaluación o revisión tributaria.

No es sorprendente que crear un espacio seguro para la inversión y la estabilidad requiera que todos, en sus respectivos campos, redoblen sus esfuerzos y mantengan más dinamismo y vigilancia para apoyar la movilidad de los capitales y las transformaciones sociales y económicas que conoce el mundo, para lograr la eficiencia y la velocidad esperadas por los actores económicos y materializar un compromiso positivo con plena determinación hacia un modelo de desarrollo sostenible justo y global, que garantiza la justicia y las condiciones para una vida digna como pilares esenciales para el establecimiento de las bases de una sociedad solidaria.

Desde este punto de vista, la justicia vela hoy,  asiduamente y con firme determinación a renovar visiones y percepciones a través de su jurisprudencia para aplicar los principios que fomentan el desarrollo, de acuerdo con un enfoque judicial abierto, dirigido al rescate de empresas que están experimentando dificultades financieras y la protección de la economía nacional, y que ayuda a establecer una justicia empresarial eficiente, mejorar los sistemas de gobernanza y gestión, lograr el equilibrio y regular las relaciones comerciales, darles flexibilidad, transparencia y eficiencia, ganar confianza de los inversores y construir la paz social.


Artículos para discutir :

1- El papel del poder judicial en la proteccion de las inversiones.
2- La calificacion de los miembros del sistema judicial y su impacto en la mejora del clima empresarial.
3- Fomentar la confianza en la justicia nacional para atraer inversiones y capital.
4- La cuestion de la eficiencia judicial en el sector empresarial.
5- Gestion del tiempo judicial y su impacto en las inversiones.
6- Justicia especializada y el desafio del desarrollo.
7- El papel de los tribunales supremos en la realizacion de la seguridad judicial.
8- El papel del ministerio publico en la proteccion de la inversion.
9- Procedimientos colectivos como mecanismo de proteccion de la inversion.
10- Los tribunales de comercio internacionales y la apuesta por la eficiencia.
11- Roles y perspectivas de medios alternativos de resolucion de conflictos en la mejora del clima empresarial.

Uso de las tecnologías de información

No hace falta decir que el uso de nuevas tecnologías de información y comunicación en el ámbito de la justicia probablemente logre un desarrollo significativo en la eficiencia y la eficacia del servicio público de justicia, y ser un factor para mejorar la rentabilidad de todos los socios institucionales que intervienen, con la mejora de la calidad de los servicios prestados a sus usuarios que ello conlleva.

Experiencias comparables también han demostrado que la integración de la dimensión digital en la estrategia de modernización de la «justicia de negocios» en particular, ofrece soluciones prácticas que cumplen con los requisitos de velocidad, transparencia, calidad y estabilidad de la jurisprudencia, basada en la necesidad de un clima económico nacional fuerte, abierto e integrado al mundo. Esto se confirma por el hecho de que las organizaciones internacionales que están ganando terreno en la economía global están comenzando a ver la transformación digital de la justicia de negocios como un factor clave en la dinámica del entorno empresarial, y convertirlo en un indicador de la capacidad de las «jurisdicciones de referencia especializadas» para «ejecutar contratos», así como su papel para tranquilizar a las empresas e incitar las inversiones internas y externas.

Sin embargo, a pesar de la abundancia de oportunidades que ofrece el uso de nuevas tecnologías para el desarrollo de diversas esferas de la justicia, incluida la justicia de negocios, la naturaleza técnica y compleja de la tecnología, y la propensión de los actores a mantener las prácticas y costumbres dominantes, junto con la desconfianza y los temores de hacer que el factor digital prevalezca sobre el aspecto profesional de la ley, hacen que con la transformación digital y su adopción como estructura estratégica en la modernización de la justicia, están progresando a un ritmo prudente y disperso. Sobre esta base, la apertura del debate científico sobre el uso de la tecnología en el ámbito de la justicia, y su relación con la inversión, es de considerable importancia, ya que se supone que aumenta el grado de confianza de las partes interesadas y para aclarar visiones y opciones, al tiempo que destaca los beneficios y modalidades esperados para limitar o reducir el margen de riesgo.

Independientemente de las ramificaciones del tema, la novedad de sus conceptos y terminología, así como la diversidad de mecanismos y técnicas y su uso en el ámbito de la justicia, es posible abordarlo en tres ejes esenciales; cada eje está vinculado a un conjunto de objetivos y finalidades que los sistemas judiciales están trabajando para lograr.

El primero eje está relacionado con la adopción de nuevas tecnologías como un medio para mejorar la transparencia del funcionamiento de la justicia y los servicios judiciales, mejorar el acceso a la ley y vulgarizar la información; Esto es posible gracias a la creación de plataformas electrónicas abiertas al público y a las empresas, a través de las cuales se publican leyes, procedimientos, actos, así como decisiones judiciales y jurisprudencia, que también permiten proporcionar servicios electrónicos en beneficio del público y la gestión desmaterializada de los actos judiciales en las profesiones judiciales, eliminando así el principio de confrontación como concepto tradicional de acción legal. Reconociendo que las nuevas tecnologías también ofrecen, y contrariamente a lo que se cree, garantías más amplias para preservar la precisión de la información y los datos en circulación, y para protegerlos de cambios adicionales en comparación con los documentos, registros en papel y archivos.

Por otro lado, el segundo eje se refiere a la efectividad y eficiencia de la justicia. Abarca todo lo relacionado con los sistemas informáticos y la infraestructura informática, lo que permite dejar atrás los soportes en papel y evita el trabajo manual lento y repetitivo. La automatización total de los procedimientos y actos internos en los servicios judiciales, y la adopción de la máquina como un medio esencial de ejecución, de tareas, no son solo una herramienta para ayudar a la toma de decisiones y la producción, la circulación, el archivado y la protección de la información por medios electrónicos, pero es un soporte para simplificar los actos y limitar o reducir el margen de error. De este modo, permiten controlar y limitar el desperdicio de tiempo judicial, y dar a los actores más tiempo para concentrarse en asuntos esenciales y preocuparse por la mejora y la optimización del trabajo.

El tercer y último eje es cómo aprovechar de la evolución de las nuevas generaciones de tecnologías de la información en el ámbito de la justicia y su considerable potencial para tratar los datos legales y judiciales disponibles y almacenados. De hecho, la adopción de aplicaciones de Business Intelligence, a través de los datos, indicadores y paneles que genera, ahora es un medio eficiente, al alcance de todos los actores, para la buena gestión de la justicia con todos sus componentes. Y en comparación con las estadísticas tradicionales, Business Intelligence permite diagnosticar y definir con precisión las fallas y fragilidades en el funcionamiento de la justicia, y de ese modo identificar concretamente las necesidades inmediatas, ya sean humanas o materiales. Incluso se ha hecho posible realizar estudios prospectivos sobre las transformaciones que conocerá la demanda de justicia a mediano y largo plazo.

En la misma línea, se encuentra la profunda transformación que implica el acceso de la «inteligencia artificial» al ámbito de la justicia. Los ordenadores con sistemas algebraicos específicos ahora son capaces de autoaprendizaje y, si se usan en el ámbito de la justicia, pueden generar automáticamente recuerdos, decisiones y juicios a partir de análisis de datos gigantescos contenidos en la base de datos. Y eso es probablemente lo que hace necesario tratar todo lo relacionado con posibles transformaciones en profesiones, valores y cultura institucional.


Artículos para discutir:

1- Tecnologias informaticas como garantia de la transparencia de los servicios judiciales y la moralizacion del sistema judicial de los negocios.
2- Software de inteligencia empresarial y gobernanza judicial.
3- Establecer los fundamentos de la justicia digital para cumplir con los requisitos del clima empresarial.
4- Inteligencia artificial para empresas y el desafio de la justicia del futuro.
5- La inmaterialidad de los procedimientos legales y judiciales.

Apuestas de los bloques regionales

Los bloques económicos y políticos regionales se consideran como la característica definitoria del clima internacional contemporáneo. De hecho, los imperativos del desarrollo sostenible han obligado a los Estados a compartir sus habilidades, experiencia y recursos a través de los mecanismos de cooperación mutua para la complementariedad e integración regional. Dicha agrupación no se limita solo a los países en vía de desarrollo y aquellos emergentes, sino que los países desarrollados siempre han sido los precursores de emprender este camino, consiguiendo así abolir las fronteras geográficas, expandir el tamaño de los mercados comunes y alentar los flujos de bienes y capitales extranjeros.

Sin embargo, el mayor desafío al que se enfrenta hoy cualquier bloque regional sigue siendo crear una sinergia entre un grupo de países con múltiples particularidades y, al mismo tiempo, preservar y desarrollar sus respectivas relaciones económicas, sociales y políticas. De ahí el papel de los tratados y convenciones en la regulación de las relaciones bilaterales y multilaterales dentro del bloque internacional o regional, incluso el dominio de sus bases y fundamentos jurídicos, la definición de las entidades de resolución de disputas y sus competencias, y evitar los problemas de conflictos de las leyes nacionales de los Estados miembros.

Si bien la integración económica constituye la piedra angular de cualquier bloque regional, la complementariedad jurídica es el punto de partida para lograr este objetivo. De hecho, cada bloque comprende países que pertenecen a diferentes familias jurídicas en términos de tradiciones y especificidades que los distinguen entre sí, a lo que se agrega la diferencia de sus sistemas jurídicos y judiciales. Ahora está la cuestión de la especificidad jurídica nacional en su relación con la integración económica regional. Esta pregunta está sujeta a reservas por parte de los países que desean unirse al bloque, particularmente en términos de sus fundamentos jurídicos y judiciales. A pesar de las amplias oportunidades que ofrece la integración económica regional, los Estados miembros deben abandonar las disposiciones y prácticas jurídicas nacionales que han estado vigentes durante muchos años, y reemplazarlas por otras nuevas, y en algunas ocasiones limitar la competencia judicial de sus tribunales o incluso excluirla cuando se trate de conflictos relacionados esencialmente con inversiones.

Para afrontar las mencionadas preocupaciones, es necesario modernizar los sistemas jurídicos regionales mediante el involucramiento en el proceso de unificación y armonización de las leyes nacionales con las leyes modelo de los bloques, y el desarrollo de los sistemas judiciales de los Estados concernidos de modo suficiente para garantizar la seguridad judicial y jurídica, mejorar la confianza de los inversores en los países de acogida y contribuir al apoyo y la promoción del clima de negocios a través del desarrollo de un sector privado potente y fuerte, capaz de agilizar el intercambio comercial entre países.

A partir de ahí, surge la importancia de la elección del eje temático de las apuestas de los bloques regionales entre los ejes temáticos de la Conferencia Internacional sobre la justicia, de modo que se sometan a debate múltiples temas y problemáticas relacionadas con el mencionado asunto, como por ejemplo:

1- Agrupaciones económicas regionales: bases y fundamentos jurídicos y judiciales.

2- Impacto de las agrupaciones económicas sobre los sistemas jurídicos y judiciales nacionales.

3- Cómo podrían eliminarse los temores y las reservas formuladas por los Estados con respecto a la adhesión a una agrupación regional?

4- La armonización y unificación de las leyes nacionales de comercio como clave de éxito de la agrupación económica y de atracción de la inversión extranjera.

5– La modernización del sistema jurídico a nivel internacional y el desafío de la armonización y uniformidad del derecho de los negocios en el mundo.

6- Agrupaciones económicas: dialéctica de armonización de la peculiaridad jurídica nacional con las oportunidades de integración económica regional.

Modernización del sistema jurídico de negocios.

El sistema jurídico de negocios conoce una modernización constante y acelerada en una economía global caracterizada por el desarrollo y la expansión del comercio internacional y el movimiento de capitales internacionales en una movilidad significativa y permanente. De hecho, las sociedades comerciales han cruzado las fronteras y expandido sus campos de actividad en todo el mundo en busca de materias primas, mano de obra barata y mercados para comercializar sus productos.

Sin embargo, estas sociedades enfrentan el desafío de cumplir con las leyes y reglamentaciones nacionales que varían de un país a otro, lo que obliga a las sociedades internacionales a desarrollar su comprensión de los tipos de sistemas jurídicos a los que sus transacciones están sujetas antes de la firma de sus contratos de inversión, así como su percepción de la cultura del país, el comportamiento de sus ciudadanos y el entorno político y económico general.

A partir de ahí, el sistema jurídico del país, particularmente con respecto al derecho de los negocios, es de primordial importancia para el comercio mundial y las sociedades internacionales. Es probable que la diferencia entre los sistemas jurídicos afecte el atractivo de un país como mercado externo o espacio favorable a la inversión, debido a la naturaleza de la regulación de las prácticas comerciales, la tipología de las políticas que rigen economía y el nivel de derechos y obligaciones asociados con las transacciones comerciales; en otros términos y de manera general, del sistema jurídico que rige los negocios.

Sin duda, es urgente mejorar el marco jurídico para facilitar el comercio internacional y atraer la inversión extranjera. Además, el acceso a los sistemas jurídicos en todo el mundo y una mejor comprensión de las normas jurídicas que rigen los contratos en materias comerciales, finanzas y negocios se han convertido en un imperativo para las sociedades internacionales.

 Además, fortalecer la coordinación y armonización de las leyes comerciales internacionales con las leyes nacionales, modernizándolas mediante el desarrollo de leyes y reglamentos en una serie de áreas clave del derecho comercial, así como el desarrollo de reglas modernas y equitativas que responden al desarrollo acelerado de las transacciones comerciales, se ha convertido en la preocupación de la mayoría de los países en la dinámica de la economía y la globalización para cumplir con los objetivos y aspiraciones de la Comisión De Las Naciones Unidas Para El Derecho Mercantil Internacional (CNUDMI) y los esfuerzos del Banco Mundial. Este último ha identificado un conjunto de indicadores que demuestran la facilidad de hacer negocios en varias economías de países a través del mundo. También mide el grado de cumplimiento de las normas reguladoras del entorno de negocios en estos países con los indicadores identificados, de modo que su clasificación global en los últimos años se ha convertido en un catalizador para la modernización de sus sistemas jurídicos en el mundo de negocios.

Por otro lado, es imposible omitir el papel de los convenios internacionales, bilaterales o multilaterales sobre desarrollo y protección de inversiones, resolución de conflictos , transferencia de capital, prevención de la doble imposición, el uso de modos alternativos de solución de conflictos, etc…, en la modernización del entorno de negocios y la prevención de las desventajas de la diversidad de los sistemas jurídicos interestatales.

Como resultado, el mayor desafío es cómo conciliar la particularidad del sistema jurídico nacional de cada país, que refleja su identidad, civilización, historia, cultura y valores, con la necesidad de acompañar el sistema internacional de negocios y seguir el movimiento de la economía global con sus fluctuaciones y desarrollos.

La respuesta a las cuestiones planteadas por los temas derivados del primer eje, en relación con la modernización del sistema jurídico de negocios, permitirá presentar un conjunto de soluciones que puedan remediar las dificultades encontradas a nivel nacional e internacional.


Artículos para discutir :

1- El papel de los convenios internacionales en la proteccion de la inversion.
2- La dinamica de los textos legales en un entorno empresarial renovable y en constante evolucion.
3- La conformidad de los sistemas judiciales  que rigen los asuntos comerciales con las exigencias y contextos nacionales e internacionales.
4- Los límites de la iniciativa legislativa y su impacto sobre las exigencias para modificar las leyes relativas a la inversión.
5- Las bases juridicas necesarias para la promocion de inversiones y la creacion de condiciones necesarias para la prosperidad de empresas de diferentes tamanos.
6- La implementacion de mecanismos legales e institucionales para mejorar la empresa y la promocion de la inversion.
7- La contribucion de la politica penal a la mejora del clima empresarial (Codigo Penal de Negocios).
8- El papel del actor economico en la iniciativa legislativa y su impacto sobre las exigencias de modificación del sistema empresarial.
9- El orden economico publico y su impacto en el desarrollo del derecho mercantil.
10- Modernizacion del sistema judicial y la seguridad juridica.